11 de Septiembre, 2005, 12:05: masjotaMatemáticas
¿Quién no ha dedicado parte del verano a resolver un sudoku? Esta especie de "sopa de números" se ha puesto de moda este verano y quizás no sería mala idea aprovecharlo para empezar las clases de matemáticas.  Si conseguimos que algún alumno descubra que algo formado únicamente por números puede ser divertido, habremos conseguido un gran logro.  ¡Además, hay que pensar para resolverlo!  Bien es verdad que poco tiene que ver con los contenidos matemáticos que tenemos que desarrollar en el aula, pero las primeras clases suelen ser difíciles de rellenar y los grupos de alumnos y los horarios suelen tardar en estabilizarse.
Buscando en la red encontramos muchísima información sobre el sudoku, aparte de programas y páginas web para jugar todo lo que queramos.  De los programas que he probado, los que más me han gustado han sido estos dos:
  1. Simple Sudoku. Maravilloso programa freeware de gran calidad.  Estupendo para imprimir sudokus y llevar a clase. Pegas: los sudokus que propone son más difíciles que los que se encuentran normalmente en los periódicos, y no está en castellano, pero es fácil de usar si se tienen algunos conocimientos de inglés.
  2. Sudoku Jes. Otro programa gratuito.  Está en castellano y construye sudokus muy fáciles.
Aquí tenéis más programas para hacer sudokus.  Si no queréis instalaros ningún programa, también podéis disfrutar del sudoku en estas páginas de internet:
  1. sudoku.name. En castellano y con bastantes opciones, como imprimir.  Tiene bastante publicidad.
  2. WEBSUDOKU. Página sencilla y elegante.  También se pueden imprimir los sudokus.  En inglés.
9 de Septiembre, 2005, 19:30: masjotaMovilización educativa
Desde el 22 de julio tenemos el nuevo proyecto de Ley Orgánica de Educación.  Dada la poca repercusión que este hecho ha tenido en la blogosfera educativa, me he decidido a colgar mis propias reflexiones sobre el asunto.  En primer lugar, me gustaría enumerar algunos de los aspectos que, a mi parecer, son positivos:
  1. Simplificará el maremágnum de leyes que existe actualmente.  La situación que tenemos sólo puede arreglarse con una nueva ley y LOE es un nombre adecuado.
  2. Nadie está contento, luego parece ser que no hay medidas demasiado extremistas.  No olvidemos que las opiniones sobre los problemas de la Educación en España y cómo resolverlos son muy variadas.
  3. Parece ser (corregidme si me equivoco) que la educación privada concertada sigue siendo ante todo privada.  Otra vez una medida que no contenta a nadie: ni a los defensores de la escuela pública (entre los que me encuentro), ni a los defensores de la "libertad de elección" de centro.
  4. Aparecen como deberes básicos del alumno el esfuerzo y el estudio, aunque no suficientemente, como señala Miguel en boulé.
Como es natural, los que más se comentan son los aspectos negativos.  Desde el foro de Sí a la filosofía, una de las páginas que más pendiente ha estado de las consecuencias de la nueva ley en la enseñanza de la filosofía, se ha elaborado una propuesta de enmiendas para enviar a los partidos políticos.  A mí me gustaría que por fin hubiera un consenso educativo de verdad.  Pienso que lo más importante es que en nuestros institutos se pueda enseñar y aprender.  Luego ya veremos qué enseñamos.  Espero que las discusiones no se centren de nuevo sobre la enseñanza de la religión, ya que creo que éste no es un problema educativo, sino político-religioso-económico.
7 de Septiembre, 2005, 19:04: masjotaDar clase en un instituto
Después de las vacaciones, curso nuevo y, en mi caso, instituto nuevo.  Pero lo primero son los exámenes de septiembre.  De los alumnos suspensos a los que impartí clase, sólo han aprobado tres.  Muy pocos y además los alumnos "objetores" y los "antiescuela" ni siquiera se han presentado.
Sobre la conveniencia o no de realizar estos exámenes hay diversidad de opiniones.  Por mi parte, actualmente opino que sí deben realizarse, ya que se le da al alumno la oportunidad de recuperar la asignatura durante el verano.  De todas formas, reconozco que en estos momentos significa mucho trabajo para el pobre resultado que dan (muy pocos alumnos logran aprobar).  Desde el día 1 de septiembre hasta hoy he tenido bastante trabajo (¡sí, aunque algunos se sorprendan los profesores ya están trabajando!) entre hacer exámenes, corregirlos, evaluar a los alumnos, dar las notas, ordenar materiales del departamento...  Además, organizar el instituto para empezar a dar clases el 14 de septiembre (en Madrid) es una tarea casi imposible para los equipos directivos.